Hace 3 años decidí debutar en los 42 km

Desde hace mucho había tenido la espinita de correr un maratón, pero la verdad en ese tiempo era cero deportista. Mi papá y mi hermana fueron los que me animaron a hacerlo con ellos y así fue como me inscribí a mi primer maratón- Chicago 2015 .

Al principio me parecía una locura, porque nunca había corrido más de 10 km, por lo que enfrentarme a 42.195 km me daba pavor.

En ese entonces había 3 cosas que me empujaban a querer lograr mi objetivo; la primera era cumplir un sueño que para mi parecía imposible y hacerlo junto a mi papá y mi hermana era algo que me motivaba muchísimo. La segunda era retarme a mi misma parar lograr cruzar esa meta y la tercera era conocer una ciudad nueva, porque dicen que la mejor forma de conocer una ciudad es corriendo y tienen toda la razón, visitas lugares que de turista nunca irías.

Hay que tomar en cuenta que el viajar no significa darle fin a tu buena alimentación y sabotear los esfuerzos que haz estado trabajando. Pero la vida es para disfrutarse y la flexibilidad nos empodera, así que hay que hacer las cosas con conciencia y moderación. Quiero compartirles algunos típs que por lo menos a mi me funcionan muy bien durante viajes largos, espero que les sirvan. • Haz ejercicio mínimo 3 días a la semana. •Come mínimo cada 3 o 4 horas para mantener tu metabolismo acelerado. •Lleva contigo snacks saludables como manzanas,frutos secos o barras de proteína quest o one. •Toma mucha agua natural 2 a 3 litros al día.💧 •Si vas a comer carbohidratos, procura que no sea en la cena. •Empieza tus comidas con ensaladas o verduras. •Comparte el postre.🍰 •Evita tomar bebidas con alto contenido de azúcar como jugos o cócteles. Regresando prometo volver a la normalidad y subirles muchas cosas ricas😘❤️ . #health #junkie #fitgirl #fitness #motivate #running #trainning #italy #triptips #verona #vacay #motivate #summer #morningrun #smartchoices #nike #instafood #vacationmode #healthaddict #eatclean

A post shared by Health Junkie (@health.junkie_) on

El entrenamiento se me hizo muy pesado, porque no estaba acostumbrada a correr distancias tan largas, tuve que cambiar muchísimos hábitos y despertarme diario a las 5:30am era una tortura. Pero ya que empezaba a correr se me olvidaba todo lo malo, me llenaba de energía y actitud positiva.

Se trata de una prueba muy exigente que demanda mucho esfuerzo en todos los niveles y que necesitas ser súper disciplinado.

Durante el proceso aprendí que correr un maratón a demás de ser un reto personal, es un reto mental y físico, por lo que es importante plantearnos un objetivo realista, que suponga una meta alcanzable dentro de nuestras capacidades.

Por eso como mi primer maratón no tenia un tiempo establecido, lo único que quería era disfrutarlo y por supuesto acabarlo de cualquier forma.

Después de tanto esfuerzo y sacrificios por fin llegó el día del maratón. Me acuerdo perfecto la emoción y los nervios que sentía en esos momentos, había llegado la hora de cruzar el tapete de salida, prender mi reloj y dedicarle esos 42km a toda la gente que hizo posible que yo estuviera ahí – principalmente a mi familia, a mi novio, a mi entrenador, a mis amigos y a Dios.

Los primeros 20 km se me pasaron volando, sentía muchísima adrenalina, estaba feliz conociendo Chicago y viendo a toda la gente que sale a echar porras. Conforme iban pasando los kilómetros, las piernas me empezaban a pesar y aunque quería recuperar el ritmo del principio ya no podía. Sentía que mi cuerpo ya no daba, aunque mi corazón y mi cabeza quisieran seguir.

Ahí es cuando te das cuenta que la clave esta en preparar la cabeza porque aunque corremos con las piernas, al final todo esta en nuestra mente. Por lo que correr con una actitud positiva me ayudó muchísimo. Y ver a las personas que más quiero echándome porras, era un impulso increíble para seguir.

Los últimos 200 mts se me hicieron los más largos de mi vida, pero una vez cruzando la meta todo el sufrimiento acumulado se me olvidó y sentía como las endorfinas invadían mi cuerpo y me llenaba de una felicidad enorme.

No puedo explicar la sensación de dolor-placer al terminar el maratón y el haber logrado algo que jamás imagine hacer.

Ha sido una de las experiencias más padres de mi vida y aunque hubo momentos en que pensé que no lo lograría, nunca tire la toalla.

Ese maratón despertó en mi una mezcla de amor y odio y no pude resistirme a correr otro. Es una sensación que se contagia, así que al año siguiente volví a hacer Chicago pero esta vez lo corrí junto con mi novio.

Al día de hoy llevo 3 maratones-Chicago x2 y acabo de correr Berlín este año; y les puedo decir que correr un maratón se vuelve adictivo pues cada uno es una experiencia diferente y una enseñanza de vida. Porque para mi es más que una distancia, es una forma de conectar con mi interior, es un crecimiento personal y es cuando me doy cuenta que puedo lograr lo que me proponga. Porque la vida esta llena de retos.

Por: Isabella Rodríguez

_______________

Isa, es diseñadora industrial, tiene un despacho de diseño e interiorismo. Hace casi un año decidió empezar junto con su hermana Health Junkie, un blog de recetas healthy y donde comparten tips para llevar una vida más saludable. Síguela en Instagram como: @health.junkie_ y para contactarla escribe en infohealthjunkie@gmail.com

No Comments

Post A Comment